domingo, 17 de marzo de 2013

Capitulo 4:


Puedo observarles  están en aquel restaurante francés, Andrew la besa como si fuera la única sobre la tierra y no hubiera mañana la coje de la mano, salen… sigo detrás de ellos por suerte no me han visto. La sube a su coche y la vuelve a besar por milésima vez, cojo un taxi y los persigo, llegan a un hotel cerca de la puerta de Alcalá, muy lujoso por cierto  me bajo por hay al entrar ya no están en recepción le pregunto al recepcionista cuyo se niega a dar información pero al final sede me ve muy desesperada, me dice el numero de la puerta subo, la puerta esta entre abierta la abro con cautela y lo primero que puedo ver es el sujetador de la chica, sigo y los veo hay, ambos se dan cuenta y se tapan, y a mi se me rompe el corazón de nuevo y siento que esta vez me muero de verdad, puedo oír como una y otra vez la voz de Chris me dice  “Te lo dije” “ No te quiere” “Eres una estúpida” y yo rompo a llorar. 

Siento que alguien me coje de los hombros y me agita preocupadamente, en aquel momento abro  los ojos y veo Chris antes mi, todo era una pesadilla, me siento tan aliviada y preocupada a la vez.  El me mira muy preocupado y me pregunta:

-          ¿Pero que te pasaba?
-          ¿Por qué?
-          ¿Qué por que? Pero si estabas llorando y después empezastes  a asfixiarte. ¿Qué coño te pasaba?¿Que pesadilla tenias?
-          Que Andrew estaba otra vez con esa chica e iban a un hotel y los pillaba y me rompía a llorar.
-          Otra vez con ese idiota, todavía no entiendo cómo le puedes amar tanto si te ha hecho sufrir.
-          Con frecuencia el amor es así.

Me levanto, me cepillo los dientes, me ducho  oigo que tocan el telefonillo es Andrew, ya ha llegado, me seco, miro el armario y me  pongo unos vaqueros rotos, con una camiseta de color  blanco y el suéter azul, que me regalo Chris hace tiempo. Me peino, dejo mis rizos sueltos, me aliso el flequillo y me pongo una cinta azul en el cabello. Salgo y lo primero que me dice Andrew  “Que preciosa estas” y Chris comenta “Pero que mona” yo lo único que digo es “Gracias”me sonrojo de inmediato y me dejo asomar una sonrisa tímida.

Andrew me coje de la mano mientras Chris nos mira o mas bien le mira con una cara de asesino en serie.  Antes de irme abrazo a Chris y le susurro que le quiero infinito y sonríe, después mira a Andrew y le dice “No la hagas sufrir que te mato”.  Salimos de hay, nos subimos a su coche y lo primero que hacemos es ir a un sitio de Madrid a desayunar, el pide beicon con pan y yo un bocadillo. Ambos comemos y salimos de hay.  Damos un largo paseo, me cuenta lo que a hecho todos estos estos meses y me dice lo mal que lo ha pasado con lo de que yo estuviera en coma, y me cuenta que apenas llevaba una semana con esa chica, que estaba intentando hacer su nueva vida pero no podía. 

Después de horas y horas se  fue haciendo de noche y me llevo a un restaurante a cenar después me invito a ir un sitio que quedada un tanto alejado de allí, era una azotea desde hay se podía observar todas las luces de todos los edificios de Madrid era sumamente precioso se acerco a mi, me abrazo con fuerza y me susurro al oído
-          Quédate esta noche conmigo, solo quiero verte dormir, te necesito, te e extrañado todo este tiempo, creo que me merezco pasar al menos un día entero a tu lado
-          Andrew… dejemos que pase un poco de tiempo por favor, créeme que yo también deseo lo mismo.
-          Y entonces por que no te vienes conmigo? Todavía no me has perdonado el rollo que tuve con aquella chica, Joder Alices sabes perfectamente que de la que estoy enamorado y de la que estaré siempre es de ti, te amo.
-          No es eso Andrew, solo quiero un poco de tiempo… no te enfades por favor
-          Ok.

Se perfectamente que se a enojado, deja de abrazarme y se aparta, y toma esa actitud de que no le importa, de orgulloso. Odio cuando actúa así.  Me dice “Mejor te llevare a casa de Chris” y no puedo hacer nada mas que asentir.  A mi también me gustaría estar con Dan, recuperar todos estos meses sin vernos, pero hay algo en mi que quiere tiempo, hay algo en mi que todavía me duele, aquel día que le vi en el faro besando a otra chica. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario